10 diciembre, 2011

CUANDO SE ESTROPEA EL TREN.

Esta semana de megapuentes ( para los que los tienen), ha sido el mercat medieval de Vic, y como todos los años hemos ido.
Este año había muchísima gente, el tren estaba llenísimo, pero llegamos bien, lo malo fue la vuelta…jaja
Como potiadicta que soy, primero fui a una tienda que han reformado y han puesto como un beuatik, casi entré en trance, mi marido me dijo que echaba espuma por la boca e hiper ventilaba..jiji
Luego, paseamos entre la  gente, pero para no ir con todo el mogollón, acortamos por las calles, y nos fuimos a comer algo, donde todos los años.
Cogimos el tren, y a una parada de casa, se para, deja de funcionar y nos dejan encerrados 30minutos sin decirnos nada.
Ahí, mi cabeza empieza a pensar…“un poquito más cerca de la estación y nos vamos andando a casa “( desde el pueblo de al lado, unos 4-5km andando).
Llegamos a la estación y nos dicen que hay una avería y que no se sabe cuando irá el tren, así que nos salimos del vagón, reclamo los billetes y nos vamos, justo en ese momento que salimos, el tren se va!!! Sin avisar!! Ai madre, qué mala idea la mía.
Empezamos a coger un camino hacia casa recto, que nos lleva a mi pueblo, una servidora con bambas blancas y toooooooodo lleno de agua y barro, nos metimos por huertos llenos de barro para poder pasar sin mojarnos. La travesía iba bien, hacia sol, mi marido se quejaba de mis ideas, pero íbamos andando bien, hasta que a lo lejos, vimos unos charcos de agua que ni un pantano, y lo peor, es que no podíamos esqueviarlo, sin subir por la montaña y bajar, o matándonos o llenándonos de barro.
De repente, un brazo me coge y me tira hacia arriba a la montaña, el loco de mi marido que no quiere dar marcha atrás y está dispuesto a escalar.

Buenoooooooo, menos mal que no pasaba ningún tren ni nadie, pq yo me estaba partiendo el culo sola, intentando bajar del monte, mientras mi marido me esperaba a bajo, pero era risa histérica, pq tenía miedo de bajar y caerme, vamos, pánico, que mis huesos no están para cosas de estas… me vuelve a coger del brazo y me tira con sus fuerzas para a bajo, como si fuese un saco de patatas, y yo que quería que me cogiera de mi cintura de moby dick, al estilo Titanic, pero no! No dejé que me arrastrara, entré en pánico total: nonononononono déjame, nonononono, no quiero, nonononono, que noooooooo!!! Así que amenazó con dejarme sola, y estiré las patas y salté.
Seguimos andando, y nos encontramos con un riachuelo, dónde metí toda la bamba, resbalé y casi me mato..en fin.. Que después de 1 hora andando, 4 km, con barro y aventuras varias, logramos llegar a casa, sin mucho barro, pero menudas risas que me eché!

3 comentarios:

Diana dijo...

Momento impagables, jajaja, todo es experiencia, joé me has recordado que también me pasó algo similar y terminé con barro hasta las rodillas xD

·M· dijo...

eso me recuerda a un día que se me ocurrio estrenar mis lois blanquisimos y era dia de fiesta, agua volando y kalimotxo circulando por todas partes... bya bye lois!

oye y tu paciencia sigue intacta? mua!

Nanai dijo...

jajajajajajaja.... pero chiquilla..!!! ande vives ?? y una petición de suscriptora: sería posible que repitieras la experienza granabo todo en video ? ...quien dice videos dice fotos !! jjajajajaja